Descanse en paz


Se le acabaron los versos
al pobre vate. Su alforja
quedó vacía. Volaron
de su interior las palomas.

Ya no tuvo que sembrar
ni jazmines ni amapolas,
ni semillas de amaranto
ni el encanto de las rosas.

El sol encendido tiembla
con pena creciente y honda.
Los álamos tristes dejan
desfallecientes sus hojas.

El verde de sus jardines
en aridez se transforma.
El mar cohibido deja
que se marchiten sus olas.

Lo que antes eran cantares
hoy son dolor y los llora,
pero a su amada parece
que nada de esto le importa
¿ Te Gustó el Poema, Que Opinas ?